martes, 21 de diciembre de 2010

Encomienda Sanjuanista, Cizur Menor

Una foto para un día: la encomienda Sanjuanista de Cizur Menor Navarra

En la localidad de Cizur Menor, a cuatro kilómetros de Pamplona, se establece en el siglo XII la que será una de las más importantes sedes sanjuanistas de Navarra. Su origen, muy cercano en el tiempo al primer establecimiento de la orden en Navarra -el de Sangüesa-, está en la donación que hacen en 1135 Lope Íñiguez y su mujer Sancha Aznárez a la Orden de San Juan de Jerusalén de la iglesia de San Miguel de Cizur Menor.

Su desarrollo es rápido en cuanto al acrecentamiento de bienes como a a la actividad del propio establecimiento sanjuanista. Hay que hacer notar que salvo excepciones, como la del obispo pamplonés Pedro de París, quien dona Barañaín en 1173, el conjunto de bienes de la encomienda se forma a base de reiteradas pequeñas donaciones de particulares, a diferencia de los otros prioratos, que reciben grandes donaciones regias.

Así se constituirá un patrimonio, eminentemente agrícola basado en la explotación de esas donaciones ya productivas, que a su vez se ceden por rentas anuales perpetuas. Sus rendimientos sirven para posibilitar la labor hospitalaria propia de los fines asistenciales fundacionales de la Orden en Tierra Santa, si bien nunca se descarta el cumplimiento de aquellos en la propia encomienda.

EL EDIFICIO

El años 1181, Cizur Menor es erigido encomienda siendo su primer comendador Frey García de Uriz. Se empieza a constituir un importante monasterio donde se hace vida de comunidad y se ejerce la labor asistencial que culmina en la creación de un hospital.

Hacia 1225 las obras del monasterio y hospital ya estaban avanzadas, siendo Comendador Frey García de Artiga, quien alcanzará a ser Gran Prior de Navarra (1232), personaje esencial en la historia del Gran Priorato. A partir de él, el Prior del Hospital, como se le denomina, será una figura de relevancia dentro del reino.

Conocemos documentalmente que entre 1253 y 1262 se estaban terminando las obras del claustro, si bien hoy el conjunto (dependencias monacales, claustro, torres, iglesia y hospital) sólo subsiste una de las torres y el templo.

Éste se encuadra dentro del estilo protogótico de inicios del siglo XIII, uniendo influencias del románico final a los avances del primer gótico. Al exterior, los muros se articulan por los contrafuertes y por ventanas de arcos de medio punto con banquetón y guardalluvia apeados en columnas con capiteles de perdida decoración. En el lado de la epistola se abre la portada abocinada con tres arquivoltas sobre columnas con capiteles, alguno de los cuales aún conserva restos de su decoración vegetal esquemática. El tímpano se orna con su crismón trinitario.

A lo largo de los muros se observan restos de las construcciones que formaban el complejo monástico-hospitalario. La única de sus torres que queda en pie, presenta en su primer cuerpo, como ingreso, un arco apuntado y restos de cubierta de bóveda de crucería.

En su interior, la iglesia, de planta de nave única dividida en cuatro tramos, se cubre con bóveda de cañón apuntado, separándose los tramos por arcos fajones sencillos unos y doblados los más próximos a la cabecera. Ésta, semicircular, se cubre con cuarto de esfera. En el muro de los pies se abre un rosetón polilobulado.

En el tramo anterior al presbiterio en el lado de la epístola, se abre una capilla añadida en el siglo XV con una característica bóveda nervada del gótico pleno en cuya clave aparece el escudo de Frey Juan de Beaumont, Gran Prior al menos desde 1437.

SU HISTORIA

La encomienda de Cizur Menor tuvo gran importancia en la historia del Gran Priorato de Navarra de la orden de Malta. Así, en 1274, 1289 y 1291 tienen lugar allí importantes capítulos con asistencia de los Grandes Priores.

La pujanza de la encomienda, notable en la segunda mitad del siglo XII, se incrementará a lo largo de la siguiente centuria alcanzando a tener propiedades en 23 pueblos.

A todo lo anterior hay que añadir su esencial papel como centro en que se cumplen tareas hospitalarias de la Orden. Su citado hospital fue el más importante de la Orden en Navarra junto con el de Bargota. También dependió del de Cizur el de San Juan de la Cadena, cercano entonces a Pamplona y cuyo nombre lleva hoy uno de los barrios modernos de la ciudad.

Además se mantenía una escuela para niños y niñas de hasta ocho años, los scholaris, cuyos padres en ocasiones encomiendan su tutela en caso de orfandad al Prior de la Orden. También Cizur Menor sería un lugar de retiro de caballeros sanjuanistas ancianos.

Abandonada la encomienda a raíz de la desamortización de Mendizábal de 1836, en 1989 el Gobierno de Navarra restauró el conjunto. Cedida a la Orden de Malta en 1998, ésta continúa hoy su labor hospitalaria, iniciada ocho siglos atrás, manteniendo un albergue de peregrinos en un edificio anejo a la iglesia medieval.

Bibliografía:

GARCÍA lARRAGUETA, S.A. El Gran priorato de Navarra de la Orden de San Juan de Jerusalén. Siglos XII-XIII. Pamplona, 1957

GUTIÉRREZ DEL ARROYO, C. Catálogo de la documentación navarra de la Orden de San Juan de Jerusalén en el Archivo HIstórico Nacional. Pamplona, 1992.

GARCÍA GAINZA, M.C y OTROS. Catálogo Monumental de Navarra. Tomo V. Pamplona, 1994

*(Información contenida en el folleto informativo tomado en Cizur Menor- Navarra)
Fuente:
elespiritudelchemin.wordpress.com/2009/07/26/la-encomiend...

No hay comentarios: