jueves, 23 de junio de 2011

San Vicente de la Sonsierra, La Rioja

Una foto para un día: vista sobre San Vicente de la Sonsierra, La Rioja


San Vicente de la Sonsierra es un municipio de la comunidad autónoma de La Rioja (España). Pertenece a la zona de la Sonsierra

Existen asentamientos en la zona desde la prehistoria como atestiguan el dolmen neolítico de la Cascaja o el poblado de la Nava datado en la edad de Hierro.

Junto a la ermita de Santa María de la Piscina hubo un poblado anterior al siglo X (como demuestran las tumbas halladas al restaurar la ermita) y que debió quedar despoblado durante el siglo XIV tras la Primera Guerra Civil Castellana. Sus habitantes formarían más tarde la aldea de Peciña (nombre derivado de Piscina)

En el territorio de San Vicente existieron numerosos poblamientos alrededor de un pequeño templo, que constituían sus aldeas, como es el caso de San Martín de Sonsierra, San Juan, San Pablo, San Pelayo, Doroño, San Román, Hornillos, Orzales, Artajona, Pangua, Santiago, Mutilluri, Peciña, Ribas y Ábalos (fue esta aldea de San Vicente hasta 1653 cuando el Conde de Castilnovo la independizó).

La primera referencia escrita data del siglo IX y en ella se cita a los reyes navarros.

Sancho Garcés III donó San Vicente y sus propiedades al monasterio de Leyre en 1014, perteneciendo a este hasta el siglo XIV. Además construyó un puente fortificado que fue de gran importancia hasta su destrucción por una riada en 1775.

El 6 de enero de 1172 Sancho VI de Navarra concede el fuero de Laguardia a San Vicente y su alfoz. Este era semejante al Fuero de Logroño. Su hijo Sancho VII de Navarra en 1194 levantó el castillo y amuralló la zona. Además en 1211 tras la Batalla de Las Navas de Tolosa concedió el blasón de las cadenas a la Casa de la Piscina.

Sancho VII de Navarra comenzó a construir el castillo y sus murallas en 1194.
Durante el siglo XIII fueron abundantes las luchas con el cercano castillo de Briones

En 1367 se vio envuelta en la guerra entre Pedro I el Cruel y Enrique de Trastamara. Las tropas de Enrique, al no poder hacerse con el castillo, incendiaron las aldeas de San Vicente a excepción de Ábalos. Al final del conflicto la aldea quedó en manos navarras. En 1373 un nuevo tratado entre Castilla y Navarra devolvió Logroño a Castilla, y siguió dejando a San Vicente dentro del reino de Navarra.

Debido a la resistencia de los habitantes de la zona frente a las tropas de Enrique de Trastámara, Carlos II de Navarra concedió hidalguía a sus habitantes y a sus descendientes.

En el siglo XV las luchas continuaron y Pedro Fernández de Velasco atacó San Vicente, hasta que en 1437 se firmó una nueva paz entre Castilla y Navarra.

No hay comentarios: