viernes, 13 de enero de 2012

Monasterio de la Casa Baja, El Maíllo [561]


Una foto para un día: Monasterio de la Casa Baja, El Maíllo, Salamanca



Monasterio Bajo de Nuestra Señora de Francia o Casa Baja

De estilo predominantemente neoclásico, cabe destacar su claustro gótico isabelino, que constituye una de las escasas muestras de este estilo en la provincia de Salamanca.

En la fachada de la iglesia se puede apreciar el escudo de los Dominicos.

Su nombre se debe a que los frailes dominicos que vivían en el Monasterio de la Peña de Francia, para soportar los crudos inviernos se trasladaban todos los años a este monasterio con la llegada de las primeras nieves.

Durante el resto del año servía a los frailes como almacén de alimentos y provisiones.

Su primera piedra se colocó el 18 de agosto de 1516. Un informe del Concejo del Maíllo del siglo XVIII nos revela que a mediados de este siglo había en la Comunidad 52 religiosos y dieciocho "comensales más", para la precisa asistencia de las dos casas. Que los religiosos hacían un gran bien en toda la comarca: "predican y confiesan en los pueblos, atienden en la Hospedería de la Peña -sin interés alguno, como es público y notorio- a los peregrinos; reparan cada año el Santuario de arriba y el camino de los destrozos que causan la nieve, las heladas y las aguas torrenciales. A diario atienden al socorro de los pobres de la zona".

La Casa Baja terminó por ser uno de los conventos más sólidos y hermosos que poseyeron los dominicos en España.

En el siglo XIX la guerra de la Independencia dejó todos los edificios con huellas del saqueo y la destrucción.

En 1816 los religiosos comenzaron la restauración. Se vieron en la necesidad de vender los olivares del Soto. Además de hacer un empréstito de 80.000 reales. A esta tenacidad en construir y reconstruir puso fin en 1835 "la Desamortización" de Mendizábal.

Expulsados los religiosos y vendido el convento, comenzó la destrucción. Ya no hay techos, fueron desmantelados para vender las tejas y las cornisas de granito. Portería, claustro de piedra de sillería -siete arcos en cada lienzo-, refectorio, cocina, celdas, panadería, oficinas..., todo lleno de zarzas y malezas que crecen exuberantes por el suelo y los muros.

No hay comentarios: