miércoles, 10 de abril de 2013

Fitero, Navarra [817]

Fitero, Navarra by Rufino Lasaosa
Fitero, Navarra, a photo by Rufino Lasaosa on Flickr.
Una foto para un día: cigüeñas en el tejado del Monasterio de Fitero, Navarra

Fitero es una villa de Navarra, situado en la merindad de Tudela, en la Ribera de Navarra y a 104 km. de Pamplona, situada sobre el río Alhama.

Fue conocida antiguamente fue conocida Tudején, villa romana situada a los pies del monte Castillo en frente de Baños de Fitero y a unos 3 km al oeste del actual Fitero. La actual villa de Fitero fue una refundación de la villa de Tudején llevada a cabo por el abad del monasterio de Fitero, a finales del siglo XV.

En Pañetero (Peña de Fitero) se encuentran los restos humanos más antiguos de la localidad. Se trata de la tumba de un Príncipe Celta, de los que llegaron allí en el siglo IX a. C. En la llamada Peña del Saco, orilla derecha del río Alhama, frente al establecimiento termal, se han hallado vestigios de un pueblo pastoril de la Edad de Bronce, invadido después por la cultura celtibérica, frenada a su vez por la conquista romana a lo largo del siglo II.

Se conserva el documento fechado en 1073 por el que el rey Sancho IV de Navarra trocó con el moro Al-Muqtadir Billah, de Zaragoza, el castillo musulmán de Tudején por el cristiano de Caparroso que aquél acababa de perder como consecuencia de haber invadido, a su vez y previamente, el de Tudején.

En 1140, Alfonso VII el Emperador hizo venir a Raimundo (posteriormente conocido como San Raimundo de Fitero), con una comunidad de monjes cistercienses procedientes de Scala Dei o l'Escaladieu en la Gascuña, que fundó una pequeña casa con iglesia dedicada a Santa María en el lugar de la desierta villa castellana de Niencebas (de aquí procede el apellido de Bienzobas), situada en la falda meridional de la montaña de Yerga, jurisdicción hoy del pueblo de Alfaro.

No se ven las ruinas de este primitivo establecimiento de Niencebas ya que en 1152 se convirtió en una granja cisterciense y pasó a régimen de alquiler, mientras la comunidad cisterciense se asentaba definitivamente en el lugar de la villa castellana de Tudején conocido como Castellón.

Poco después pasó a ser conocido como el monasterio de Fitero o de la Frontera entre los tres reinos que allí confluían Castilla, Pamplona y Aragón.

La edificación del segundo y definitivo monasterio de Fitero, comenzó en 1179 y su iglesia fue consagrada en 1247, gracias a la ayuda del arzobispo Rodrigo Ximénez de Rada.

No hay comentarios: